Our Blog

Casa MMMMMS, de Anna & Eugeni Bach

Distinguir entre contenido y continente es uno de los quebraderos de cabeza de cualquiera que pretenda diseñar un edificio. Explicándolo a modo “rajoyesco”, algunos arquitectos confunden el agua dentro del vaso con el propio vaso. Anna y Eugeni Bach, dos arquitectos radicados en Barcelona, introducen un tercer componente en el debate: el contexto. Así, los arquitectos responden a la pregunta «¿Qué significa habitar?» juntando esos tres componentes –continente, contenido y contexto– en la respuesta.

aebach

La casa MMMMMS, en Girona, podría ser la cristalización de esa respuesta. El edificio ha sido nominado para la Bienal Internacional de Arquitectura de Argentina, Mies van der Rohe y FAD –importantes certámenes internacionales, europeos y estatales–, siguiendo la estela de otros proyectos, siempre desde la pequeñez y las cosas hechas con cuidado, como, por ejemplo, el showroompara Oak International y la casa en Gaüses, su primer proyecto construido y aquel que les dio relevancia.

Aunque podríamos tomar esas tres obras como punto de partida y hablar de un estudio que sabe combinar un presupuesto de ejecución material bajísimo condicionado por la crisis y el ingenio de una generación nueva de arquitectos, es interesante echar la mirada un poco atrás en su portfolio y detenernos en un proyecto realizado en el jovial año 2006, comisionado por un pintor en la localidad de Agullana.

En esta obra podemos observar una cubierta metálica de dos aguas que cubre dos edificios que buscan acomodo en el terreno existente, como si, usando las palabras de sus autores, «nos sentáramos en un sofá». La cubierta se separa de los edificios, que adquieren su propio lenguaje a través del uso de una fachada cerámica, aparejada en celosía.

Haciendo un salto temporal a un más depresivo 2010, en la casa de Gaüses nos encontramos con la primera construcción de los arquitectos con un condicionante económico fuerte. Se planteaba lanecesidad de construir algo con 70.000 euros. Ese punto de partida, compartido por la gran mayoría de profesionales de la arquitectura que se dedican a la profesión liberal, propició la búsqueda de una construcción tradicional, es decir, con soluciones ya comprobadas y testeadas por la tradición, al tiempo que se daba un valor adicional al edificio y, de paso, hacía un guiño al contexto del lugar. Un ejemplo de esta filosofía se ve en el revestimiento exterior, un revoco.

Los revocos, con el paso del tiempo, van variando la cantidad de agua que poseen, lo cual provoca pequeñas fisuras y grietas, como si de arrugas se trataran. Haciendo de esa desventaja una virtud, se buscó realizar el revoco en dos tonos, pretendiendo que el dibujo “mayor” restara importancia a esas fisuras, igual que un rostro proporcionado y bello hace que no nos fijemos en las arrugas de la piel.

Esto es un fragmento del artículo se publicó originalmente en el suplemento Zazpika del periódico Gara. Para leer el artículo completo, puedes ir a la página de Zazpika. Puedes encontrar este y otros contenidos en la página web de Zazpika.

 

Os dejamos con unas imágenes suministradas gentilmente por A&E Bach Arquitectos.

Tags:

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!