Our Blog

Los solares vacíos de Aldo van Eyck

Da igual donde hayas nacido, cuánto dinero tengan tu familia, de qué color sea tu piel o tu ideología, esencialmente todos somos iguales: nos gusta jugar. El juego, como actividad que nos ayuda a practicar las habilidades físicas y cognitivas, es algo compartido por todo ser humano. Nuestras ciudades se encuentran jalonadas por espacios para juegos infantiles, habiendo sido la última moda en las partidas presupuestarias de los Ayuntamientos. Es increíble lo rápido que hemos asumido la conveniencia y necesidad de esas zonas, más aún si pensamos que su concepción es bien moderna.

eyck

Las fotografías del Nigel Henderson nos muestran un patio de juegos bien distinto: su esposa, la antropóloga Judith Stephen, había abierto al fotógrafo británico los ojos ante el mundo de la working class inglesa, que aparecía día a día tras la ventana de su casa en Bethnal Green. En las fotografías de Henderson aparecían escenas costrumbristas de la posguerra inglesa, de niños jugando en aceras, interactuando con la arquitectura, tomando lo que podían, en definitiva.

Peter y Allison Smithson, los grandes arquitectos de los 60 en Europa, eran asiduos a la casa de Henderson y Stephen. Según algunos autores, los Smithson extrajeron de ahí la necesidad de hablar de identidad y asociación de la arquitectura.

Las fotografías de Henderson eran de tal fuerza, que los Smithson las llevaron al noveno congreso CIAM en 1953. El CIAM era un congreso que reunía a todas las vacas sagradas de la arquitectura occidental, responsable entre otras cosas de la redacción, en 1933 y a bordo de un crucero entre Atenas y Marsella, de la Carta de Atenas, documento cuyos 111 puntos determinaron la forma de la ciudad moderna tal y como ahora lo conocemos.

Tras la Segunda Guerra Mundial una nueva generación de arquitectos empezaron a poner en duda la efectividad de esas medidas. Uno de los más críticos fue el holandés Aldo van Eyck, que escribió: “Los arquitectos modernos han insistido continuamente en lo distinta que es nuestra época hasta el punto de que incluso ellos han perdido el contacto con lo que no es distinto, con lo que es siempre esencialmente igual”. Esta nueva hornada de arquitectos reformista vino a llamarse Team X (derivado del décimo y último congreso CIAM), y vino a suponer el final del Movimiento Moderno tal y como se gestó: los “mayores”, según el Team X, veneraban la ciudad funcionalista donde cada uno duerme en un lugar, trabaja en otro, se divierte en un tercero y se comunica entre las tres zonas mediante carreteras. Estos preceptos se usaron tanto para reconstruir Europa como para afianzar el capitalismo en Estados Unidos.

Aunque la obra más famosa de van Eyck fuera el orfanato de Ámsterdam, su vigencia se debe sin duda al trabajo realizado en el Departamento de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento. Durante esa época Aldo van Eyck se encargó de la construcción de una red de espacios de juegos infantiles por toda la ciudad. Sin duda, se debe de reconocer el mérito de Jakoba Mulder, arquitecta y urbanista reconocida, jefa de van Eyck y la impulsora de la idea de que cada barrio de Ámsterdam debía de tener un parque de juegos infantiles.

Durante las posguerra en Ámsterdam no existían parques públicos de juego, existiendo únicamente parques privados de pago. Es por eso que la idea de Mulder, y posterior ejecución de van Eyck, fue determinante. Empezaron con un prototipo en la plaza de Bertelmanplein, y el éxito fue tal que se construyeron hasta 700 parques.

Los parques se construían con materiales muy pobres, debido a la época, pero lo verdaderamente novedoso fue la reutilización de solares en desuso -un tema delicado en los Países Bajos-, así como la intervención de los vecinos en la elección de los solares. Van Eyck trabajo con elementos muy sencillos -cuadrados, círculos, cilindros-, colocados de una manera no jerárquica, esto es, de manera natural. El holandés buscaba constantemente reproducir esas imágenes de los niños ingleses que Henderson retrataba, en un ambiente propicio y seguro. Todo aquel crecido en Ámsterdam durante los años 50, 60 y 70 pasó por los parques infantiles diseñados por van Eyck.

Aldo van Eyck es un referente obligado por muchos arquitectos europeos que trabajan el espacio público desde un punto de vista social, hoy en día, habiendo servido de inspiración para ejecuciones como El Campo de Cebada de Madrid. Y es que pese a haber trascurrido 50 años, esencialmente, seguimos necesitando jugar.

Tags:

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!